Sentimientos y Emociones de una madre no gestante (y sola por elección)

Me preguntaba si a la hora de ser madre/padre había rangos…sería más fuerte el vínculo con el hijo por parte de la madre que lo gesta por el hecho de gestarlo? Ahora tengo muy clara mi respuesta: ¡¡NO!!

Afronté mi maternidad en solitario, ser madre sola por elección no es ningún impedimento para formar una familia. Normalmente una mujer sola en España puede optar a las múltiples técnicas de reproducción asistida y conseguir ser madre, salvo que necesite una gestación subrogada. En ese caso, eres el bicho más raro del jardín.

Me preguntaba si a la hora de ser madre/padre había rangos…sería más fuerte el vínculo con el hijo por parte de la madre que lo gesta por el hecho de gestarlo? Ahora tengo muy clara mi respuesta: ¡¡NO!!

Yo recurrí a la Gestación Subrogada: una mujer gestó a mi hijo por mí. Me hubiera gustado poder gestar a mi hijo, pero no pude hacerlo por motivos médicos, al igual que tampoco pude acceder a la adopción, justamente por los mismos motivos.

No tengo duda en afirmar que ser madre es, sin ninguna duda, mucho más que gestar. De hecho, gestar no implica ser madre. Ser madre comienza por desearlo, por tener la intención de serlo y por hacer todo lo posible hasta conseguirlo. Y a partir de aquí empieza todo: criarlo, educarlo, inculcarle valores, disfrutar de la vida con tu hijo, verle crecer y desarrollarse,…, en definitiva, alimentar de amor el vínculo de unión entre ambos y cuidar de él para siempre.

Sé que me he perdido sensaciones y cambios físicos en mi cuerpo, las pataditas de mi bebé, el parto, darle el pecho,…, sin duda son muchas situaciones y sentimientos que no podré experimentar, que me hubiera encantado sentir, y que no por ello me hacen ser menos madre, porque todo lo que de verdad importa sí lo he vivido (y viviré): los sentimientos y emociones, compartir día a día con él, redescubrir el mundo cuando él lo descubre por primera vez, verlo con sus ojos…

Oír por primera vez decir “mamá” a mi hijo, es una de las emociones que más intensamente he vivido, ¡con lágrimas incluidas!, crea un vínculo indestructible entre ambos que no depende de quien haya gestado a mi hijo, sino de cómo se alimenta de amor diariamente.

Yo logré ser madre en la distancia, recurrí a otro país (a más de 10.000km de España) para que gracias a la ovodonación y la FIV naciera mi hijo. Nada fue fácil y a la vez todo fue fácil: sentir el negativo de la primera beta, rompiendo los sueños e ilusiones de formar pronto una familia, y también la felicidad exultante de la beta positiva, asociada también al temor de que siga adelante el embarazo…viví el embarazo en la distancia, pendiente de un reporte médico, la imagen o el video de la ecografía y la comunicación con la gestante. No fue un proceso muy largo (18 meses), pero para mí fue eterno, toda información parecía escasa, porque no podía tener el sentimiento diario del embarazo, sólo tener el feeling a través de los reportes médicos que me remitían periódicamente.

Afronté mi maternidad en solitario, ser madre sola por elección no es ningún impedimento para formar una familia.

Despúes de haber vivido el proceso, por fin he dejado de ser el bicho más raro del jardín, ahora soy una expléndida mariposa que aletea sus alas y las muestro orgullosa. Estoy 100% segura de que la gestación subrogada fue mi mejor opción, me permitió ser madre. Somos una madre e hijo felices, formamos una familia feliz.

Gracias a todo el equipo de Surrofamily por hacerlo posible, y sobre todo gracias a Rubén.

Sofia e Iván

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *